ORACIONES BÁSICAS

Yo pecador.


Confiteor Deo omnipotenti,
beatae Mariae semper Virgini,
beato Michaeli Anchangelo,
beato Joanni Baptistae,
sanctis Apostolis Petro et Paulo,
ómnibus Sanctis
et tibi, pater,
quia peccavi nimis cogitatione,
verbo et opere,
mea culpa, mea culpa,
mea maxima culpa.

Ideo precor beatam Mariam semper Virginem,
beatum Michaelem Archangelum,
beatum Joannem Baptistam,
sanctos Apostolos Petrum et Paulum,
onmes Sanctos,
et te, Pater,
orare pro me
ad Dominum Deum nostrum.

Amen.

Yo, pecador, me confieso a Dios todopoderoso,
a la bienaventurada siempre Virgen María,
al bienaventurado san Miguel Arcángel,
al bienaventurado san Juan Bautista,
a los santos apóstoles Pedro y Pablo,
a todos los Santos,
y a Tí, Padre,
que he pecado gravemente de pensamiento,
palabra y obra,
por mi culpa, por mi culpa,
por mi grandísima culpa.

Por tanto, ruego a la bienaventurada siempre Virgen María,
al bienaventurado san Miguel Arcángel,
al bienaventurado san Juan Bautista,
a los santos apóstoles Pedro y Pablo,
a todos los Santos,
y a Tí, Padre,
que rogueis por mí
ante Dios nuestro Señor.

Amén.




¡QUÉ GRANDE ES DIOS!
¡Solo tú!