ORACIONES BÁSICAS

Oraciones de la noche.


Al acostarnos

¡Dios mío y Señor mío! Os doy gracias por los beneficios que hoy me habeis concedido. Os pido perdón de todas las faltas que he cometido durante este día; me pesa de todo corazón haberos ofendido y propongo firmemente nunca más pecar, ayudado de vuestra divina gracia.

Jesús, José y María, os doy el corazón y el alma mía.
Jesús, José y María, asistidme en mi última agonía.
Jesús, José y María, con Vos descanse en paz el alma mía.

Examen de conciencia

¿Mentiras? ¿Riñas? ¿Desobediencias?
¿Malos pensamientos? ¿Malas palabras?
¿Conversaciones malas? ¿Mal genio?
¿Accciones impuras?
¿Descuido en las oraciones?
¿Has quitado alguna cosa de otros?

Señor mío Jesucristo
Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Oración a la Santísima Virgen

¡Oh Señora mía! ¡Oh Madre mía! Yo me ofrezo del todo a Vos; y en prueba de mi filial afecto os consagro en este día mis ojos, mis oidos, mis lengua y mi corazón; en una palabra, todo mi ser. Ya que soy todo vuestro, Madre de bondad, guardadme y defendedme como cosa y posesión vuestra.

Bendita sea tu pureza
y eternamente lo sea,
pues todo un Dios se recrea
en tan graciosa belleza.

A Tí, celestial Princesa,
Virgen sagrada, María,
te ofrezo en este día
alma, vida y corazón.

Mírame con compasión,
no me dejes, Madre mía.

Oración a San José

Te rogamos, Señor, que por los méritos de San José, Esposo de tu Santísima Madre, nos ayudes para que lo que no podemos obtener por nuestras fuerzas, lo alcanzemos por su intersección. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.

Oración al santo Ángel de la Guarda

Ángel de la Guarda,
dulce compañía,
no me desampares
ni de noche ni de día,
que sino me perdería.

Oración final

Salvadme, Señor, cuando estoy despierto, guardadme mientras duermo, para que vigile con Cristo y descanse en paz.

Visitad, Señor, esta habitación y alejad de ella al demonio. Estén en ella ángeles para que me guarden en paz y permanezca siempre en mí vuestra bendición. Así sea.