IMITACIÓN DE CRISTO

LIBRO TERCERO. Capítulo 52

No debemos juzgarnos merecedores de consuelo, sino de castigo.

1.

2.

3.

4.



----------oooOOOooo----------