IMITACIÓN DE CRISTO

LIBRO SEGUNDO. Capítulo 7

Del amor de Jesús sobre todas las cosas.

1. Dichoso el que entiendo lo que es amar a Jesús, y despreciarse por Él.

Es necesario dejar lo amado por el Amado, porque quiere Jesús que le amemos a Él solo, sobre todas las cosas.

El amor de las criaturas es inconstante y engañoso; el de Jesús, fiel y constante.

Quien se apoya en las criaturas, con ellas cae, porque son caedizas; quien a Jesús se abraza, firme se sostiene para siempre.

Ámale; no pierdas su amor. Aunque todos te abandonen, Él no te abandonará, ni te dejará perecer para siempre

Quieras o no, algún día tendrás que abandonarlo todo.

2. Tente abrazadd a Jesús en la vida y en la muerte. Entrégate a Él, que es leal, que, cuando todo te falte, Él solo puede socorrerte.

Tu Amado es de tal naturaleza que no quiere compartir tu corazón con otros, sino ser su único dueño, y sentarse en él como rey en su trono.

Si quieres desalojar de tu corazón todas las criaturas, se complacería Jesús en morar contigo.

Lo que deposites en los hombres y no en Jesús, casi todo lo verás perdido.

No te apoyes ni confíes en quebradize caña que mece el viento: porque "hierba del campo es toda carne, y así como cae la flor de aquélla, así se marchita y acaba la lozanía de ésta" (Is. 40, 6).

3. Si sólo miras a la cara de los hombres, fácilmente te engañarás.

Las más veces hallarás pérdida cuando esperas de otros ganancia y consuelo. Si buscas en todo a Jesús, de seguro hallarás a Jesús. Y si a ti te buscas, a ti te encuentras; pero para tu ruina.

Porque quien a Jesús no busca, más daño se hace que cuanto sus enemigos todos y el mundo entero pudieran hacerle.

----------oooOOOooo----------