IMITACIÓN DE CRISTO

LIBRO PRIMERO. Capítulo 12

Utilidad de las adversidades.

1. Nos es útil sufrir de cuando en cuando penas y adversidades; porque le recuerdan al hombre que está desterrado y que no debe poner su esperanza en ninguna de las cosas de la tierra.

Es bueno sufrir a veces contradicciones y que se piense mal e injustamente de nosotros, aun siendo recta nuestra intención y buenas nuestras acciones. Eso suele servir para humillarnos y nos defiende contra el peligro de vanagloria.

Pues cuando al exterior no nos quieren creer los hombres y nos menosprecian, entonces es cuando en el interior del alma apelamos al testimonio de Dios con más ahínco.

2. Por eso debiera el hombre apoyarse en Dios tan firmemente, que no tuviera necesidad de buscar los consuelos de los hombres.

Cuando el hombre bueno está afligido, o sufre el embate de las tentaciones, o malos pensamientos lo perturban, comprende entonces que necesita más de Dios, y claramente ve que sin Él no puede hacer cosa buena.

Se llena entonces de tristeza, gime y ruega por librarse de los males que padece.

Le llega entonces el hastío de la vida, y suspira porque venga la muerte a desligarlo del cuerpo para irse a vivir con Cristo. Y se da entonces perfecta cuenta de que en este mundo no puede haber seguridad completa, ni paz duradera.

----------oooOOOooo----------