LAS TRES TRIADAS DE ÁNGELES

Los autores antiguos y la misma liturgia hablan también de los coros angélicos (nueve, según Dionisio el Areopagita). La teología, especialmente la patrística medieval, no ha rechazado estas representaciones, tratando en cambio de darle una explicación doctrinal y mística, pero sin atribuirles un valor absoluto (JPII, 6, VIII,86).


Ordenes y grados de ángeles

“La Sagrada Escritura se refiere a los ángeles utilizando también apelativos no sólo personales (como los nombres propios de: Rafael, Gabriel, Miguel), sino también "colectivos" (como las calificaciones de: Serafines, Querubines, Tronos, Potestades, Dominaciones, Principados), así como realiza una distinción entre Ángeles y Arcángeles. Aún teniendo en cuenta el lenguaje analógico y representativo del texto sacro, podemos deducir que estos seres-personas, casi agrupados en sociedad, se subdividen en órdenes y grados, correspondientes a la medida de su perfección y a las tareas que se les confía.



Arcángel San Miguel, de Rubens. Kunsthistorisches Museum, Viena.

Algunos autores y místicos, dividen a los ángeles entre Asistentes al Trono Divino, los grados mas altos, y Mensajeros de Dios, que cumplen diversas misiones por encargo suyo.

Desde el Seudo Dionisio (siglo VI), Padre de la Iglesia, suelen enumerarse tres jerarquías con tres coros cada una, sumando un total de nueve Coros u Ordenes Angélicos, a saber:

  • TRIADA SUPERIOR:Son los ángeles de la más alta jerarquía y se dedican exclusivamente a glorificar, amar y alabar a Dios en su presencia. Está formada por los Serafines, Querubines y Tronos.

  • TRIADA INTERMEDIA:Son los ángeles que se dedican al gobierno del espacio y las estrellas. Son los responsables del universo entero. Está formada por las Dominaciones, Potestades y Virtudes.

  • TRIADA INFERIOR:Son los que intervienen en todas nuestras necesidades; esto lo vemos también en la Biblia, cuando se nos presenta la intervención de los arcángeles San Miguel, San Gabriel y San Rafael. Vemos que directamente intervienen en la vida de los hombres, cada uno con su propia misión dada por el mismo Dios. También se les ha dado la misión de proteger naciones, ciudades e Iglesias. La visión del profeta Daniel es la que confirma esta misión (Dn 7 y 8). El cuidado de la Iglesias se confirma con el pasaje de Ap. 1:20, cuando se refiere a los Ángeles de las siete Iglesias. Esta triada está formada por los Principados, Arcángeles y Ángeles.




Primer coro: Serafines

Dionisio Areopagita dice que los nombres dados "...a las inteligencias celestes significan los modos distintos de recibir la impronta de Dios" y dice que Serafín equivale a decir inflamado o incandescente. Los Serafines son considerados el orden mayor de la jerarquia celestial. Es el que rodea el trono de Dios y está en constante alabanza: "¡Santo, Santo, Santo...¡" Son los angeles del amor, de la luz y del fuego. Rasgo iconografico distintivo son sus seis alas.



Segundo coro: Querubines

Su nombre significa "plenitud de conocimiento o rebosante de sabiduria." Su extrema inteligencia les permite conocer a Dios como ningun ser humano puede hacerlo. Lo unico que distingue a los serafines de los querubines es su numero de alas. Los primeros llevan seis alas y los segundos solo cuatro. Se dice que esta diferenciación esta basada en la vision de Isaias: "Había ante Él serafines y cada uno tenia seis alas; con dos se cubrian el rostro, con dos se cubrian los pies y con las otras dos volaban y los unos a los otros se gritaban y se respondian: "¡Santo, Santo, Santo Yavé Sabaot! Está la tierra toda llena de su gloria" (Isa 6,2-3).



Tercer coro: Tronos (Onfanines o Galgalines)

"El nombre de los sublimes y mas excelsos tronos indica que estan muy por encima de toda deficiencia terrena... han entrado por completo a vivir para siempre de aquel que es el Altisimo ..." Iconograficamente se ven como "Ruedas" que conducen el carro de Dios.


Cuarto coro: Dominaciones (Zadkiel, Hasmal, Yahriel y Muriel)

Parece ser que las Dominaciones suelen llevar corona y cetro (cuando se les adjudica autoridad para juzgar); a veces se les identifica porque visten como soldados y llevan una espada en la mano (cuando se les concede la gracia de someter al enemigo).



Quinto coro: Potestades (Energías, Potencias y Autoridades)

Suele decirse que las Potestades son el orden de los ángeles que gobierna las estrellas y los elementos de la naturaleza. Un ejemplo son los dos ángeles situados a ambos lados de la Santa Cruz de Caravaca (objeto de veneración desaparecido de una Iglesia catolica española en 1934).



Sexto coro: Virtudes (Malakim, Dunamis y Tarshishmin)

Se les adjudica ser los portadores de la gracia y el valor, y su deber principal es trabajar por los milagros en la tierra. Tradicionalmente se decia que los ángeles que presidieron la Ascension de Jesus fueron precisamente "Virtudes".



Séptimo coro: Principados (Anael, Nisrock y Hamiel)

Los Principados Celestes "tienen la capacidad de orientarse plenamente hacia el Principio y como Principes guian a otros hacia El". En algunas pinturas aparecen vestidos como guerreros; tambien aparecen como diaconos y sosteniendo una flor de lis.



Octavo coro: Arcángeles (Miguel, Gabriel, Rafael, Uriel, Baraquiel, Jehudiel y Saeltiel)

Son los ángeles que lucharon contra los demonios. Tienen la caracteristica de ser reconocidos individualmente y de ser llamados "santos". Dios ha encomendado a los arcángeles las misiones mas importantes en relación a los hombres. Son guardianes de personas a quién Dios ha confiado grandes misiones, como del Santo Padre, cardenales y obispos.

Aunque la Biblia habla de siete arcángeles (Cf Tb 12,15; Ap 1,4), sólo revela el nombre de tres de ellos, que son a quienes la Iglesia honra con culto litúrgico: Miguel (Ap 12,7-9), Gabriel (Lc 1,11-20; 26-38) y Rafael (Tobias 12,6 y 15), correspondiendo su fiesta el 29 de septiembre. Los tres reflejan de modo particular la verdad contenida en la pregunta planteada por el autor de la Carta a los Hebreos: "¿No son todos ellos espíritus administradores, enviados para servicio en favor de los que han de heredar la salud?" (Heb 1,14; JPII, 6, VIII,86). Cada uno de sus nombres termina con “"El"”, que significa “Dios”. Los nombres de los otros cuatro arcángeles (San Uriel, San Barachiel ó Baraquiel, San Jehudiel, Saeltiel) no aparecen en la Biblia, sin que se encuentran en libros apócrifos de Enoc, el cuarto libro de Esdras y en la literatura rabínica.

La Iglesia reconoce los nombres que se encuentran en las Sagradas Escrituras. Los demás nombres pueden tenerse como referencia, pero no son doctrina de la Iglesia ya que provienen de libros que no son parte del canon de la Sagrada Escritura. Debemos tener cuidado con otros nombres dados a los ángeles, algunos de los cuales son de origen ocultista o de la Nueva Era.

Se recomienda rezar a los Siete Santos Arcángeles, a quienes se les llama Los Siete Magníficos. En la grandeza de las tareas confiadas a los siete arcángeles, nosotros podemos reconocer el poder que Dios les ha dado y la importancia de invocar su ayuda. Aquel que los honra, honra también a su Reina, María Santísima, y obtienen una eficaz ayuda en la lucha contra los siete pecados capitales.

Recemos a menudo siete Padrenuestros, Avemaría y Gloria en honor de los Santos Arcángeles, precedidos de la siguiente invocación:

"Vosotros Santos Ángeles,
venid con Vuestros Ejércitos,
mostrad a nosotros y a todos los hombres
vuestra ayuda y vuestra fuerza,
para que nuestro corazón se encienda
en el Amor de Dios
y de María, vuestra Reina."

"Amén".



Noveno coro: Ángeles

Son los que están mas cerca de los hombres, los que se nos manifiestan, los que estan cerca del mundo. Se representan vistiendo ligeras tunicas y pueden llevar velas o palmas de triunfo. Tambien se les puede hallar representados como soldados; mejor dicho, como Angel Custodio o Angel de la Guarda.








¡QUÉ GRANDE ES DIOS!
¡Solo tú!