LA ACADEMIA DE INGENIEROS DURANTE LA GUERRA CIVIL (1936 - 1939)

Discurso de doña Teresa Jalón Rodríguez, madrina del acto de entrega de la Bandera de España a la Academia de Alféreces Provisionales de Ingenieros, celebrado el domingo 12 de marzo de 1939.


"Señor coronel, señores jefes, oficiales y alumnos de la Academia de Alféreces Provisionales de Ingenieros:

"Bien justificada encontrareis mi emoción al entregaros esta Bandera, ya bendita, y pronto, al pasar a vuestras manos, gloriosa. Bien justificada, porque al orgullo que tan gran honor acarrea a la satisfacción que acto de tal trascendencia produce, a la fuerte vibración del sentimiento de Patria que mi alma embarga, se unen los indefinibles que me asaltan ante la consideración de que aquel honor del que jamás me enorgulleceré bastante, lo recibo en esta ciudad de Burgos, tan amada por mí, a la que tan estrechamente va ligada mi vida; de que aquella satisfacción la engrendra la patriótica generosidad de la Cámara Oficial de Comercio e Industria de Burgos y de que en fin, y sobre todo, esta enseña bendita es para esta academia burgalesa de alféreces provisionales de Ingenieros.

"Porque cuánta gloria la espera. Inmensa ya la que sobre ella recae con sólo estar entre vosotros, entre estos jefes, oficiales, clases y soldados de un Arma que tanto y tan altos ejemplos tiene dados, a través de su historia y patriotismo sin mácula, de bravura sin límites, de laboriosidad sin tasa, de dignidad sin superación; inmensa la que después adquirirá merced a estos caballeros alumnos que, al lograr el hoy más alto título de gallardía de España, el de alférez provisional, entre sus pliegues depositarán juvenil ardor patriótico para lanzarse a continuar la reconquista de España a la voz de mando de su providencial Caudillo, por las sendas guerreras donde acechan el triunfo y la muerte o por las anchas vías de la paz en que esperan el trabajo y la vida.

"Y así, porque esta Bandera, gloria sobre gloria, la esperan en vuestra manos, os la entrego con toda devoción, orgullosa y agradecida de que os dignéis recogerla de las mías.

"Mas permitidme que aún unos instantes la retenga, para recordar junto a sus colores alegres de aurora, como la que anuncia el amanecer dichoso de España, a los que por amarlos tanto, con ellos impresos en sus ojos y en el corazón ascendieron a la gloria que Dios da a quien hasta su trono llega transportado por santos ideales; y para que los ecos de mis últimas palabras que entre sus pliegues lleve, sean de exaltación a la figura de nuestro Caudillo, Generalísimo Franco, realizador genial de la magna empresa de devolver a la Patria su bandera, su honor y su grandeza.

"¡Viva Franco!
"¡Arriba España!
"¡Viva España!




FUENTES:

  • Valentín Dávila Jalón, Marqués de Dávila y Grande de España. La Academia de Ingenieros del Ejército, en Burgos. Madrid, 1975. Página 30-31.