LA ACADEMIA DE INGENIEROS DURANTE LA GUERRA CIVIL (1936 - 1939)

Discurso del coronel don Juan Casado Rodrigo, director de la Academia de Alféreces Provisionales de Ingenieros, celebrado el domingo 12 de marzo de 1939.


"Con emoción nunca más sentida, alzo mi humilde voz en este solemne acto para rendir respetuoso homenaje ala tradicional enseña rojo y gualda que nos entregais, que al tremolar deja prendida en nuestros pechos el aura de la Patria que habla de Dios y de España, y en cuyos pliegues se halla guardado el recuerdo de las heroicas proezas y hazañosas empresas que han realizado, en el correr de los siglos, multitud de héroes y mártires, que con su sacrificio han logrado que nuestra querida Nación haya llegado a ser invicta, independiente e inmortal.

"Eterno agradecimiento conservará la Academia de Ingenieros, que me honro con su Dirección, para la Cámara Oficial de Comercio e Industria de Burgos, donante generoso y patriótico de esta magnífica bandera, que ha de recoger el domingo próximo en la ciudad de Tarragona el beso fervoroso y leal del juramento de fidelidad a la Patria de esta promoción de caballeros alumnos y de las que han de integrar, en el futuro, el Arma, que tiene por emblema los inmaculados castillos de plata; expresando nuestro más sincero y profundo reconocimiento a vuestra excelencia y el gran honor que para nosotros representa, el recibir este preciado tesoro de manos de tan virtuosa dama burgalesa, amada esposa del ilustre general excelentísimo señor don Fidel Dávila, ministro de Defensa Nacional y general jefe del Ejército de operaciones del Norte, a quien debemos gratitud imperecedera todos los españoles, por los resonantes triunfos logrados con las fuerzas a sus órdenes en la reintegración, para siempre, a la España Nacional, delas provincias de Vizcaya, Santander, Asturias y regiones de Aragón y Cataluña, que sufrieron durante varios meses la tiranía y martirio de la horda roja.

"Tened, distinguida señora, la absoluta certeza y completa seguridad de que todos los jefes, oficiales, alumnos, clases y soldados de Ingenieros, que desde hoy cobija y protege esta sacrosanta Bandera, haremos en todo momento honor al juramento contraído por Dios y ante España, siguiendo la trayectoria de lealtad que nos marcaron nuestros antepasados, que como los de Alcalá de Henares fueron objeto en el año de 1808 de una especial recompensa conocida en la Historia con el nombre de "Fuga de Zapadores", por el patriótico y arriesgado gesto de negarse a servir a las órdenes del invasor francés, siendo la primeras tropas organizadas que con bandera desplegada proclamaron la independencia de España.

"Con máximo cariño e intención emoción conservaremos, veneraremos y defenderemos esta bendita bandera, en el feliz amanecer y no exenta de sacrificios que aguarda a nuestra Patria, a fin de contribuir a la integración de una España próspera, imperial y cristiana que, con la culminación de la victoria, está forjando la sabia y providencial dirección del gran artífice e invicto Caudillo el Generalísimo Franco.




FUENTES:

  • Valentín Dávila Jalón, Marqués de Dávila y Grande de España. La Academia de Ingenieros del Ejército, en Burgos. Madrid, 1975. Página 31-32.