LA CRUZ DE NOVGOROD

Carta cuyo original se conserva en la Academia de Ingenieros.

CARTA DEL COMANDANTE BELLOD

En Campaña 31 de Enero de 1943
Sr.D. Luis Troncoso Sagredo
Burgos.

Mi querido amigo: esta vez me corresponde enviarte un regalo que hace el Batallón de Zapadores de la División Azul al arma de Ingenieros. Antes te haré un poco de historia.

Al estabilizarse el frente en el río Wolchow y lago Ilmen correspondió a la División Española establecerse en la ciudad y pueblos adyacentes de Novgorod y al P.M. del Batallón de Zapadores en el "Kremlin", esto es, en la fortaleza, reducto o cogollo de Novgorod, en cuyo recinto existía una magnífica Iglesia con cinco cúpulas de bulbo, con cinco cruces por remate. La cúpula central de cobre dorado toda ella reflejaba como un ascua la luz del sol, así mismo eran doradas las cinco cruces. Durante siglos fueron testimonio de la religiosidad de un pueblo, y después, no sólo respetadas, sino también custodiadas y defendidas por zapadores españoles. Con frecuencia el enemigo bombardeaba el " Kremlin" sin que por fortuna tocasen los disparos a lo más valioso que en él existía, que era la Iglesia. Pero eligiendo un día simbólico el del Corpus Cristi, 4 de Julio de 1942 [Junio, por corrección del Teniente General Aramburu y situando correctamente la festividad del Corpus Cristi], un intenso bombardeo con artillería del 20,3 destruyó la Iglesia hundiendo dos de sus cúpulas, la central y una de las laterales, deteriorando las otras y ocasionando bajas en el personal.

El Batallón recoge la Cruz caída y quiere elevarla de nuevo sobre las multitudes y pretende que sea en Burgos, donde sirva de remate a la capilla que en su día tenga la Academia del Arma de Ingenieros. Los que supieron respetarla y defenderla, quieren ahora conservarla y elevarla de nuevo como símbolo y guía de las futuras generaciones de oficiales.

Aprovecho la repatriación de unos sargentos y soldados de zapadores para que la lleven a España y la entreguen a Insausti en San Sebastián. Tu verás el medio de llevarla a Burgos. Va despiezada, consérvala y en cuando tenga ocasión te enviaré al Maestro de Taller que la desmontó en numerosas piezas y que sabe reconstruirla.

Tan pronto como la recibas te agradeceré me lo digas para nuestra tranquilidad.

Muchos recuerdos a todos y para ti un afectuoso saludo de tus subordinados y compañeros en cuyo nombre te escribo.

Alfredo Bellod



El Comandante Bellod, mantuvo siempre una relación estrecha con el Director de la Academia de Ingenieros. En sucesivas cartas le daba cuenta de la marcha de las operaciones y de ellas se desprende el espíritu que animaba a aquellos hombres. En una de ellas le dice lo siguiente:

    "... que ante la proximidad al ascenso de una cantidad grande de oficiales se han solicitado siete nuevos Tenientes de Ingenieros para el Batallón de Zapadores de la División Española de Voluntarios, supongo que, como hasta la fecha, sobrarán voluntarios, pero yo quiero Oficiales voluntarios de extraordinario empuje, es decir que reúnan las tres siguientes cualidades: que sean valientes, que sean valientes y que sean valientes".

Y añadía:

    "Yo quisiera que las cosas concernientes a la División Azul las conservarais con especial cariño, primero por lo que significan de sacrificio y además porque abren perspectivas gloriosas para el Arma de Ingenieros."